¡QUE NO OS SEPAREN! - 38 semanas


Un niño ha sido diagnosticado de deficit de atención. Los especialistas le explican que quizá todo se deba a la forma en que llegó al mundo.

Estaba embarazada de 38 semanas de mi segundo hijo. Fui a una revisión con mi ginecóloga y le comenté lo incómoda que estaba. Tenía infección de orina, lo que me provocaba constantes contracciones, hacía calor, y además mi situación personal y familiar me hacían pensar que estaría más cómoda con el bebé en mis brazos en lugar de en mi barriga. Mi ginecóloga me dijo que el niño tenía un peso más que suficiente para nacer, que acudiera cualquiera de los días que ella estaba de guardia, por la mañana y me inducirían el parto.

Mi hijo nació a las pocas horas de haber comenzado la inducción. Mi ginecóloga estaba sorprendidísima de que todo hubiera sido tan rápido. Quizá por eso se llevaron a mi hijo nada más nacer y lo tuvieron en observación. Tuvimos que reclamarlo muchas veces para que nos lo trajeran de vuelta.

Cuando mi hijo tenía 6 años su profesora nos pidió que lleváramos el niño a un neurólogo. El niño tenía mucha dificultad para concentrarse y andaba siempre trepando por la silla, incansable.

El niño fue visto por un equipo de psicólogos y neurólogos que concluyeron que mi hijo padece déficit de atención (que otros llaman hiperactividad). Nunca le había dado tanta importancia a la separación de mi hijo hasta ese día en que unos y otros, especialmente el neurólogo, me preguntaron extensamente sobre cómo fue el parto, si él mismo decidió nacer o si me provocaron el parto, en qué semana de gestación vino al mundo, si fuimos separados tras el nacimiento, si lo sostuve, si lo amamanté, cuánto tiempo estuvo separado de mí Concluyó que el nacimiento marca profundamente a las personas y que sin duda todo aquello marcó a mi hijo.

Sin duda aún no conocemos completamente el alcance de la separación al nacer ni el que pudo tener hacerle nacer antes de tiempo, pero yo hoy me pregunto por qué indujeron mi parto sin darle ni la más mínima importancia, por qué nos separaron y me costó horas recuperar a mi hijo. Yo no sabía nada. Es importante que se difunda que la separación puede afectar profundamente el desarrollo emocional, físico y mental de las personas.

Volver