¡QUE NO OS SEPAREN! - Riesgos de un uso inapropiado y excesivo de la cesárea
Estás en: Inicio - ¿Qué sucede en el paritorio? - Intervenciones durante el parto - Efectos de las rutinas sobre el bebé - Riesgos de un uso inapropiado y excesivo de la cesárea

Riesgos de un uso inapropiado y excesivo de la cesárea

"En determinadas ocasiones se practica lo que podríamos denominar el nacimiento a la carta. Cada vez más, la cultura popular ha ido adquiriendo la convicción de que el nacimiento [...] se debe preparar y programar de manera adecuada: en un periodo vacacional de la familia, [...] cuando el marido que viaja está en casa, etc. Pero también es el propio médico que ha brindado estas "magníficas" oportunidades a sus pacientes. "Mejor hoy que tengo a todo mi equipo que mañana sábado que estaré fuera" etc. Es decir, el propio obstetra ha provocado la decisión en miras a un interés personal. En otras ocasiones, la "carta" ha estado propiciada por que en esas ocasiones existe una diferencia cuantitativa importante de honorarios, e incluso a algunos sanatorios les conviene esta estrategia, con la que consiguen utilizar durante más tiempo sus propios recursos, con el consiguiente incremento de productividad, [...]... el médico, que ha de hacer horas extraordinarias para llegar a un salario que considera óptimo, no puede permitir que un parto le distorsione una consulta privada. Si a eso le unimos que hoy día una cesárea se puede realizar en menos de 45 minutos (...)" Programa de Actualización en Ginecología y Obstetricia. Sociedad Española de Ginecologia y Obstetricia. Estrategia para disminuir las cesáreas. Dr. Cabero


Un efecto muy importante a tener en cuenta en las cesáreas,
y que afecta de lleno al recién nacido, es la
morbilidad materna tras el parto.

Actualmente uno de cada cuatro bebés nace por cesárea. Los estudios muestran que el número de cesáreas puede ser reducido a la mitad, sin poner en riesgo a la madre ni al bebé. La ORGANIZACIóN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) advierte que no está dentro de la normalidad que más del 15% de los bebés nazcan por cesárea.

El hecho de que la madre sufra una cesárea afecta mucho a su capacidad para cuidar y dar al pecho al bebé, pero, es aún más temprano el daño, ya que el período de reanimación de la madre tras la operación implica en un gran número de hospitales la separación de la madre y el bebé. Así madre e hijo no se reúnen en muchas ocasiones hasta varias horas o incluso hasta el día siguiente al momento de parto. Durante esta separación, el bebé permanece en observación en neonatología, privándole de los innumerables beneficios del contacto piel-con-piel con su madre, negándole la lactancia materna y exponiendole a riesgos que no existirían de haberse reunido con su madre. Para estas madres resulta más difícil formar vínculo con el bebé mostrándose menos propensas a abrazarlo o amamantarlo en parte por las dificultades para su cuidado que entraña la recuperación de una cirugía mayor[50, 51], y por la tardanza de la subida de la leche a causa de la separación madre-bebé.

El período de reanimación de la madre tras la operación
implica en un gran número de hospitales
la separación de la madre y el bebé

La cesárea es una operación quirúrgica que como tal entraña riesgos graves para la madre y el bebé y que por tanto, debe emplearse por motivos justificados que compensen este riesgo. Para la madre, aunque el riesgo de mortalidad es bajo, es entre cinco y siete veces superior en el parto por cesárea respecto del vaginal y conlleva más complicaciones.


También en una cesárea puedes abrazar a tu bebé.
Solo necesitas tener las manos libres.

Pero los riesgos de la cesárea, van más allá. Desde el punto de vista del bebé, es necesario indicar que el parto por vía vaginal comporta toda una serie de beneficios para la salud del recién nacido en comparación con el nacimiento por cesárea.

En el caso de que exista una razón medica que impida a madre mantener el contacto piel-con-piel con el recién nacido, esta tarea, también puede ser llevada acabo por el padre u otra persona, compensando esta dificultad y rescatando al bebé de los riesgos que implica la separación. Este papel, llevado a cabo por el padre ha demostrado tener también numerosos beneficios para el recién nacido, incluso cuando es prematuro o tuvo bajo peso al nacer[69-72].

Si tu bebé y tú necesitáis una cesárea, pide una cesárea respetada, pide que no te aten las manos, pide que no os separen.

 

 

 

 

42. Declercq, E., C. Sakala, and M. Carry. (2002) Listening to Mothers: Report of the First National U.S. Survey of Women's Childbearing Experiences. New York: Matemity Center Association.
43. Goer, H. Cesarean section: Everything you
50. Lydon-RocheIle, M., V. Holt, and D. Martin. (2001) Delivery method and self-reported postpartum general health status among primiparous women. Paediatric Perinatal Epidemiology. 15, 232-40.
51. Mutryn, C. (1993) Psychosocial impact of cesarean section on the family: a literature review. Soc Sci Med. 37(10), 1271-81.
69. Christensson, K. (1996) Fathers can effectively achieve heat conservation in healthy newborn infants. Acta Paediatrica. 85, 1354-1360.
70. Gloppestad, K. (1996) Parents' skin to skin holding of small premature infants: differences between fathers and mothers. Vard Nord Utveckl Forsk. 16(1), 22-7.
71. Sullivan, J. (1999) Development of father-infant attachment in fathers of preterm infants. Neonatal Network. 18(7), 33-9.
72. Erlandsson, K., A. Dsilna, I. Fagerberg, and K. Christensson. (2007) Skin-to-skin care with the father after cesarean birth and its effect on newborn crying and prefeeding behavior. Birth. 34(2), 105-14.

Volver