¡QUE NO OS SEPAREN! - Madre con dificultades
Estás en: Inicio - Casos habituales de separación - Madre con dificultades

Madre con dificultades

Para consultar tratamientos y enfermedades compatibles con la lactancia materna existe la página web del Servicio de Pediatría del Hospital de Marina Alta de Denia. Infórmate antes de abandonar la lactancia.

La mayor parte de las enfermedades maternas no justifican la separación madre-bebé ni contraindican
la lactancia materna.

La creación de un buen vínculo entre ambos mejora su salud, y sobre todo sirve de ayuda para que una madre enferma mejore su autoestima y bienestar, se recupere antes y pueda cuidar mejor del bebé. Madre y bebé pueden colaborar para que la salud de ambos se vea beneficiada.

No hay razón para separar de su hijo a una madre con una infección gastrointestinal o respiratoria. Su leche está cargada de defensas específicas contra la infección que padece. No es necesario separar ni dejar de amamantar cuando la madre sufre HepatitisB. Tampoco hay razón para separarlos por diabetes, afección tiroidea, problemas cardiovasculares, anemia, hipertensión, asma o depresión. Muy al contrario, esta separación puede afectar emocionalmente de tal manera a madre e hijo que surjan nuevos y más graves problemas.

La separación puede afectar emocionalmente de
tal manera a madre e hijoque surjan
nuevos y más graves problemas.

En algunas maternidades han surgido ya iniciativas para propiciar la no separación, pero sigue siendo muy habitual separar sin causas médicas que lo justifiquen. Que la madre tenga más de 35 años puede ser suficiente para que se lleven al niño a observación durante horas, que sea de talla baja u obesa; que sea fumadora o haya tenido más de cuatro embarazos.

Casos habituales:

p&i

Volver