¡QUE NO OS SEPAREN! - Cesárea
Estás en: Inicio - Casos habituales de separación - Cesárea

Cesárea

"En una cesárea electiva, sin trabajo del parto alguno, la actitud del bebé es diferente porque no ha sufrido el estrés del parto y no está sometido a la descarga de adrenalina (y, por tanto, no nace en alerta tranquila). Los niños nacidos tras cesárea electiva, en contacto piel con piel con el padre lloran menos que los que permanecen en cuna, y se adormilan tras unos 60 minutos. Los recién nacidos en la cuna permanecen despiertos 110 minutos durante los cuales están más inquietos, manifestando reflejos de succión y búsqueda hasta que se duermen" "Contacto Precoz" de Adolfo Gómez Papí, Médico Neonatólogo del Hospital Juan XXIII, Tarragona.

Esta mujer parió a su hijo por cesárea. NO fueron separados (Video).

El papel del padre como proveedor de contacto piel con piel tras el parto ha demostrado tener numerosos beneficios para el recién nacido, incluso cuando éste presenta problemas como, ser prematuro o tener bajo peso al nacer. Sin embargo, por desgracia, son pocos los hospitales que permiten al padre realizar dicho papel. En las maternidades más avanzadas del mundo los padres son también proveedores de cuidados.

"El bienestar de la madre debe ser una constante prioridad"
Nathalie Charpak, El bebé canguro

En una cesárea el corte de cordón se ha de realizar de forma inmediata para extraer la placenta y suturar la herida del útero. Sin embargo, pueden ser respetados los demás aspectos de la no separación. Un bebé nacido por cesárea puede ser puesto sobre su madre tan pronto como nace. Las rutinas que sean necesarias pueden ser realizadas cuando se encuentra sobre el pecho de su madre y se puede facilitar que se inicie tempranamente la lactancia. Con ello se cuida la salud emocional y física de madre y recién nacido, que después de un nacimiento traumático lo necesitan doblemente.

La lactancia también puede y debe iniciarse tempranamente. La cesárea no retrasa la subida de la leche, aunque un parto traumático o el fuerte estrés de pasar por una intervención puede llegar a afectar a la producción de prolactina, parece ser que la intervención quirúrgica no es el motivo del retraso en la subida de la leche. Las mujeres sometidas a cesárea necesitan apoyo emocional y físico.


Un bebé nacido por cesárea puede
ser puesto
sobre su madre tan pronto
como nace.
Lo necesario
se puede realizar
sobre ella
y se debe facilitar
el inicio temprano
de la
lactancia

 

 

 

 

 

 

 

 


Se recomienda colocar los electrodos para el control de constantes de la madre en la espalda de ésta para que el pecho quede libre para recibir a su bebé. Si la madre tiene los brazos libres podrá sostener con alguna ayuda a su recién nacido. La mujer necesitará ayuda para tener al bebé con ella mientras suturan la herida. Esta es otra importante función del padre; apoyar psicologicamente a la mujer, acompañarla durante el proceso y sujetar al recién nacido sobre el pecho de su madre.

Después de la cesárea es habitual llevar a la mujer a una sala de "reanimación" en la que rara vez entra un bebé. Es uno de los casos en los que se producen separaciones más prolongadas y con peores consecuencias emocionales y de salud para ambos. El tiempo de permanencia en la sala de reanimación varía ampliamente de un hospital a otro dependiendo de la organización interna, llegando a 24h de media en los casos más extremos.

Después de una cesárea es obligado hacer un seguimiento
de la situación de salud de la madre,
pero sin privarle del contacto con su hijo.

El seguimiento puede realizarse sin romper la unión madre-bebé, prestando un poco de apoyo físico y emocional.

En caso de una cesárea en la que se haya utilizado anestesia general es beneficioso que el padre inicie el contacto piel con piel con su hijo hasta que la madre despierte y pueda, con algo de ayuda sostener al bebé.

Si tu hijo necesita una cesárea, pide que no os separen.

p&i

Volver