¡QUE NO OS SEPAREN! - Paradigma original y paradigma occidental
Estás en: Inicio - El Método Canguro no es solo para prematuros - Paradigma original y paradigma occidental

Paradigma original y paradigma occidental

Bergman N. Kangaroo Mother care: The Original Paradigm. La Leche League International Great Britain. Conference 2004

"En nuestra visión occidental el recién nacido ha sido visto generalmente como un ser desvalido, la madre desorientada y el padre inútil, con un recién nacido que les reclama ayuda para todas sus necesidades. En el caso de niños nacidos a término, la madre es vista como proveedora de todas esas necesidades; para los prematuros, el servicio de salud debe arrancar al recién nacido de la madre y proveerle de cuidados.

El paradigma original sugiere algo bien distinto.
Para el niño a término, su único requerimiento es estar en el hábitat correcto, que es su madre, pero no como proveedora de cuidados sino como proveedora de contacto piel con piel.

El bebé a término es razonablemente fuerte, el prematuro es frágil. De cualquier modo la necesidad del prematuro de estar en el hábitat correcto es aún mayor que la del bebé nacido a término. El prematuro está dotado con el mismo programa neurocomportamental, pero debido a su inmadurez física, necesita soporte. Ese soporte debería de serle proporcionado, pero sin ser sacado de su hábitat. Los cambios, explica el pediatra Nills Bergman, empezaron hace 10.000 años. Lo normal para los recién nacidos y niños pequeños era que fueran llevados en brazos constantemente, que durmieran con sus madres donde encuentran una respuesta inmediata al llanto y donde la alimentación materna puede darse en cualquier instante y perdura durante años.

Durante los últimos 100 años este patrón ha cambiado por uno en el que se permite
que el niño esté alejado de la madre y se le deja llorar,
es alimentado con horarios, con leche artificial y sustitutos desde una edad muy temprana.

Lozoff et al (1977) manifiestan que estos cambios alteran la iniciación de la relación madre hijo, que podrían poner al pequeño más allá de los límites su capacidad de adaptación. Según estos autores la separación causa cambios en la eficiencia de los sistemas. La separación temprana puede producir cambios drásticos en la susceptibilidad para sufrir patologías inducidas por estrés. El origen de muchas desviaciones de comportamiento aún son desconocidas... ¿podrían algunas relacionarse con violaciones de nuestra agenda innata?"

Volver