¡QUE NO OS SEPAREN! - Cómo se descubre que el contacto es mejor que la incubadora
Estás en: Inicio - El Método Canguro no es solo para prematuros - Cómo se descubre que el contacto es mejor que la incubadora

Cómo se descubre que el contacto es mejor que la incubadora

Algunos estudios recientes muestran, además, que los padres ofrecen, en estos casos, un entorno futuro más estimulante y apropiado para su hijo, y que son más competentes a la hora de ayudarle a lo largo de su desarrollo. Por otro lado parece que hay un menor índice de maltrato por parte de los padres que pueden participar de los cuidados de su hijo frágil desde el principio. Nathalie Charpak, "El bebé canguro".


Randomized controlled trial of kangaroo care with fullterm infants: effects on maternal anxiety, breastmilk maturation, breast engorgement, and breast-feeding status.
Documento presentado en la Conferencia Internacional sobre Lactancia Materna, Australia's Breastfeeding Association, Shiau S.H., Anderson G.C. Sydney, 23-25 de octubre de 1997.


Thermal control of the newborn: A practical guide.
Programa Salud de la Madre y Maternidad sin Riesgo. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1993 (WHO/FHE/MSM/93.2).

Se sabe que los bebés, sanos o enfermos, a término o prematuros
que tienen contacto piel con piel con su madre, controlan mejor su temperatura,
regulan el ritmo cardiaco y respiratorio, reducen sus niveles de estrés
y tienen mucho más éxito en la lactancia.


El primer lugar donde se utilizó el Método Madre Canguro fue en Bogotá, Colombia. Fueron los doctores Martínez y Rey quienes lo desarrollaron como alternativa a las incubadoras, puesto que carecían de ellas. En su hospital había un alto porcentaje de muertes infantiles y abandonos. Los bebés no ganaban peso y permanecían hospitalizados mucho tiempo. Las infecciones entre los recién nacidos eran muy comunes. El Dr. Rey había leído estudios sobre la fisiología de los marsupiales y estaba convencido de que la situación general de su unidad mejoraría si el bebé fuese colocado sobre la piel de su madre. Se decidió por el cambio y aunque no se hizo una medición científica, la mortalidad infantil y el nivel de abandonos descendieron notablemente desde la puesta en práctica del Método.

Tras más de 20 años de aplicación se ha constatado que el
Método Canguro es más que una alternativa a las incubadoras.
Las ventajas del Método Canguro están aún por descubrir.
A medida que se extienda su uso y se prolongue en el tiempo se irá comprendiendo el auténtico alcance de su aplicación.

Estudio comparativo contacto piel con piel versus cuidados convencionales en incubadora para bebés entre 1.200gr. y 2.199gr.

El Dr Nills Bergman condujo un estudio con el fin de evaluar la hipótesis de que la incubadora daba resultados menos positivos que el contacto piel con piel. Tenía el objetivo de confirmar que la única diferencia en las atenciones prodigadas a la criatura era su "hábitat" (mismo tipo de reanimación, mismas perfusiones, misma alimentación y mismas observaciones).

Todos los bebés en contacto piel con piel se estabilizaron en las primeras 6 horas, incluido el más pequeño de 1.200 gr., frente a los que habían sido puestos en la incubadora. Todos los bebés colocados en la incubadora tuvieron respuestas de protesta-angustia, con bajada de temperatura y del ritmo cardíaco, y respiración inestable.

Lo que se puede deducir de los estudios efectuados en otros mamíferos está claro: los recién nacidos humanos separados de su madre tienen exactamente las mismas respuestas fisiológicas que los otros mamíferos, y todos los mamíferos que han sufrido tal separación muestran secuelas que pueden durar toda la vida. Aún no se ha efectuado un estudio a largo plazo sobre las secuelas de la separación en humanos. Este estudio muestra que el contacto piel con piel iniciado inmediatamente después de nacer, en lugar de la incubadora, es seguro a la vez que eficaz para las criaturas nacidas con un peso entre 1.200 y 2.199 gr.

Randomized controlled trial of skin-to-skin contact from birth versus conventional incubator for physiological stabilization in 1.200 g to 2.199 g newborn.

p&i

Volver